Análisis Curse of the Dead Gods, entre maldiciones y sorpresas