Análisis Lost Judgment, haciendo justicia por mano propia