Análisis Reverie Knights Tactics, combate por turnos con aroma a vieja escuela