Análisis Saints Row, momentos espectaculares en un mundo abierto genérico