Análisis Scarlet Nexus, mucho más que “otro juego anime”