Crítica Nomadland, un profundo viaje en caravana