Death Note: la secuela del live-action tendría más horror que la primera película