Game of Thrones: el increíble error del episodio 4 que se volvió viral