Game of Thrones: el problema no es el “qué” sino el “cómo”