Editorial: las adaptaciones de videojuegos encontraron su lugar en el mundo de las series