Análisis Battlefield 2042, un divertido shooter que no hace justicia a sus predecesores