Análisis Call of Duty: Vanguard, el poder de la guerra está en el multijugador