Análisis Halo Infinite, la opinión de un novato en la saga