Análisis Life is Strange: True Colors, jugando con los colores y el corazón