Análisis NBA 2K22, entre los micropagos y una polémica innovación