Análisis New World: un MMO divertido, con mucho para hacer y bastante por mejorar