Samsung Galaxy S7 Edge Injustice Edition: el teléfono que necesitamos