El creador de Attack on Titan asegura que el final hará sufrir a los fanáticos