El editor de Dragon Ball piensa que debería haber terminado en la saga de Freezer