La historia de cómo Detective Comics rebautizó a la editorial