¿Y si el mundo real fuese como en The Last of Us?