Más allá del duelo, Nintendo tiene a sus sucesores