El próximo Final Fantasy podría ser nuevamente un mundo abierto