Análisis Age of Empires IV, el rey de la estrategia no perdió la forma