Análisis Aliens: Fireteam Elite, acción incesante y xenomorfos por doquier