Análisis Bright Memory: Infinite, un shooter espectacular que deja con ganas de más