Análisis de The Dark Pictures: The Devil in Me, que el árbol no tape el bosque