Análisis Deathloop, atrapados en un bucle temporal con el sello de Arkane