Análisis Death’s Door, un accesible souls-like con personalidad