Análisis Demon Slayer: Las Crónicas de Hinokami, una aventura fiel al anime