Análisis Digimon Survive, entre el adn de la franquicia y el peso de las decisiones