Análisis Dying Light 2: Stay Human, parkour y zombies en el último bastión de la humanidad