Análisis Elden Ring, una experiencia alucinante como pocas