Análisis Kena: Bridge of Spirits, un indie que demuestra que a veces menos es más