Análisis Ratchet & Clank: Rift Apart, sentando las bases de la nueva generación de consolas