Análisis Tails of Iron, ¡a salvar el reino de las ratas!