Análisis The Last of Us Part I, enalteciendo una obra maestra