Análisis Weird West: un Oeste salvaje, sobrenatural y despiadado