Para Ubisoft, el año sabático fue clave en el desarrollo de Assassin’s Creed: Origins