AT&T desistió formalmente de vender Warner Bros. Games