Ghost of Tsushima: acción o sigilo, la decisión es nuestra