God of War, en contra de las cajas de botín