I wanna be the guy, un desafío que no es para cualquiera