IVREA se hace con las licencias de One Piece y Death Note