Jugamos Stranger of Paradise: el adn de Final Fantasy con una inyección souls-like