Los desarrolladores de Riot no pueden dejar de jugar a Valorant