Red Dead Redemption 2: nuevos detalles ponen en duda su llegada a PC