Según un estudio, los juegos de acción deterioran el cerebro