The Last of Us: Part II es el GOTY 2020, un juego que evidenció lo peor de la toxicidad gamer