Un gigante chino invierte en Quantic Dream para futuros juegos